Free Image Hosting at www.ImageShack.us
El 3 de marzo se cumplieron 11 años de la muerte de una de las más prolíficas compositoras chilenas: Scottie Scott. Nacida como Margaret Scott Villalta (13/12/45) comenzó a interesarse por la música desde muy joven.
Mientras estudiaba en el Santiago Collage, durante los años sesenta, dio sus primeros pasos en el medio, participando en el “Show efervescente de Yastá’. Fue ahí donde conoció al productor musical Camilo Fernández quien era el pilar fundamental de la ‘Nueva Ola Chilena’ y comenzó a relacionarse con el mundo artístico en pleno. Después de algunas participaciones bastante exitosas como cantante en las radios de la capital, en 1966 grabó dos temas para el sello Philips, (“Los Platillos voladores” y “Todos me dicen”). Fue entonces cuando su idea original con respecto a la música varió y, quizás por influencia de su nueva amiga María Pilar Larraín- destacada compositora de la época y directora de Revista Ritmo- Scottie decidió optar por la composición como camino definitivo. Ese mismo año y siendo menor de edad se hizo cargo del sello Vivart de Golugof (RCA), en su calidad de AR (directora y productora de artistas).

Willy Monty, Pat Henry, Sandy, Juan Carlos, Rodolfo, Luis Murúa, Cecilia, Gloria Aguirre, Los Picapiedras, Los Ecos, Jaime Sauvalle, Los Angeles Negros y Gloria Benavides, entre otros, tuvieron la suerte de escalar los rankings de popularidad con sus temas. En ese tiempo Scottie participó como figura en la revista “Cine amor” y creó la canción del programa “Japening con Ja”.

La “gringa”, como le decían sus amigos, compuso también temas folklóricos excepcionales entre los que se destaca “El Rin del Artista” donde narra la difícil vida del oficio. En 1969 ganó el Festival Internacional de Viña del Mar con la canción “Mira, Mira”, interpretada por Gloria Simonetti. En 1979 volvería a probar suerte con “Decir te quiero” tema que defendió Andrea Tessa y que le valió la entrada al medio a la, por entonces, nueva intérprete. Durante los 70 y 80 sus temas “La Música”, interpretada por Patricia Maldonado y “El Blues del Paseo Ahumada”, en la voz de Catalina Tellias, representarían a Chile en la OTI internacional.

Durante los setenta, ochenta y noventas Scottie realizó innumerables características musicales para teleseries, programas de televisión y el Festival de Viña del Mar. En este certamen, ella se sentía como en su casa y su aporte como artista y asesora fue – y será- valorado por varias generaciones.

Cantantes como Myriam Hernandez, Alberto Plaza, Pablo Abraira, Alejandro De Rosas, Carmen Prieto, Claudio Escobar, Magdalena Matthey, Pancho Sazo (Congreso), Illapu y muchos tuvieron la oportunidad de compartir su talento integrando canciones de Scottie a sus repertorios.

A comienzos del año 82, inicia su cruzada a favor de los artistas nacionales y, en compañía de varios compositores destacados, funda la Sociedad Chilena del Derecho de Autor (SCD) entidad que vela por el derecho de autores, compositores e intérpretes chilenos.

La desaparición de Scottie Scott dejó un espacio difícil de llenar en nuestro medio. Permanece su legado musical y el recuerdo imborrable de una mujer- autora, compositora y productora musical- llena de energía, generosidad y creatividad.

Anuncios